Con una guía para porteros, buscan frenar el derroche de energía en los edificios

Trae consejos para que gasten menos gas y luz en las áreas comunes. La lanzó el Gobierno al notar “muy poca conciencia”.

Lámparas obsoletas que quedan prendidas cuando no se necesitan. Equipos de calefacción central programados a temperaturas más altas de lo conveniente, mientras hay ventanas abiertas. Largas charlas en la vereda con agua brotando de la manguera que obligan a la bomba eléctrica a trabajar de más. Son esas sólo algunas de las situaciones que día a día generan derroches de energía en los edificios, recargando las facturas del consorcio y, finalmente, las expensas que debe pagar cada vecino.

A la hora de controlar esos gastos de luz, gas y agua innecesarios, los encargados y los administradores resultan actores centrales. Por eso, en el Ministerio de Energía acaban de lanzar un manual especialmente dirigido a ellos: se titula Guía de Uso Responsable de la Energía en Edificios y Viviendas Multifamiliares.

“La idea surgió al notar que en los espacios comunes de los edificios familiares se utiliza una gran cantidad de energía, muchas veces de manera innecesaria”, contó a Clarín Andrea Heins, la subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética.

“Como son consumos de todos, pero de nadie a la vez, los vecinos en general no registran los derroches ni se ocupan de solucionarlos. Vemos muy poca conciencia. Por eso, los encargados son las personas clave. Con la guía, buscamos convencerlos de actuar en forma más racional en el uso diario de los artefactos. Y a los administradores, sobre la necesidad de comprar aparatos más eficientes, que muchas veces generan ahorros importantes con una baja inversión”, agregó la funcionaria.

El plan oficial es que la guía, ya disponible en el menú de “Publicaciones” de la web del Ministerio de Energía, comience a ser difundida en los próximos meses a través de los sindicatos de encargados y las cámaras de administradores.

El manual se inicia con un capítulo dedicado a los servicios comunes: iluminación, bombeo de agua, ascensores, calefacción y agua caliente central, repasando en cada caso cuáles son las mejores tecnologías existentes y las claves para usarlas del modo más racional.

En iluminación, por ejemplo, remarca la importancia de invertir en lámparas LED, en reguladores de intensidad y en detectores de movimiento o células fotoeléctricas.

Sobre el agua, en tanto, entre las recomendaciones a los porteros figuran reparar goteras y pérdidas, y “no dejar canillas abiertas inútilmente, por ejemplo, durante las tareas de limpieza y el lavado de veredas”.

La guía, luego, detalla cómo ahorrar energía en las cocheras y otros ambientes comunes habituales. Y termina con indicaciones sobre la importancia de aislar térmicamente los espacios del consorcio.

“Ahorrar energía en el edificio -explicó Heins- beneficia al medio ambiente y también al bolsillo de cada consorcista. Con medidas simples y algunas inversiones, es posible reducir el consumo energético sin sacrificar prestaciones ni calidad de vida. Y eso constituye una forma más de bajar las expensas.”

Fuente: https://www.clarin.com/sociedad/guia-porteros-buscan-frenar-derroche-energia-edificios_0_rJ4W2_z7G.html