5 de marzo de 2024

El invento que cambiará para siempre los tejados de los edificios: serán huertos capaces de generar energía.

Los tejados verdes se han convertido en una alternativa clave en Europa para el ahorro energético y combatir el cambio climático, pero ahora un nuevo invento mejora esta propuesta convirtiéndolos en huertos energéticos.

En los últimos años, hemos visto como muchas ciudades que ya se han unido a un beneficioso cambio en el modo de concebir las ciudades, sobre todo en aquellas más pobladas que sufren más los estragos de la superpoblación y la contaminación. Ejemplo de ello, son ciudades como París o Madrid, que ya se han animado a seguir la tendencia de otras capitales como Vancouver, Abu Dabi o San Francisco, pioneras en implantar políticas ambientales para reducir las emisiones de CO2 a través de edificios con cubiertas más ecológicas y de techos verdes.

Hablamos de cubiertas ajardinadas que se posicionan como una de las alternativas más efectivas para la reducción de la contaminación, ya que actúan como auténticos filtros ambientales reduciendo el efecto isla de calor, al mismo tiempo que proporcionan un aislamiento térmico eficiente y retienen el 80% de las aguas pluviales, mejorando el funcionamiento de los desagües. Todo ello único a la barrera natural contra el ruido que pueden conseguir dentro del edificio.

Un tipo de techos verdes que en cambio, no destacan por ser precisamente económicos, pero ahora una startup israelí conocida como Bing Klima, parece haber revolucionado el mundo de los tejados verdes con un nuevo y revolucionario sistema capaz de convertir estos tejados en huertos energéticos.

Beneficios de los tejados o techos verdes en las ciudades

Los techos verdes, también conocidos como tejados verdes, son una característica cada vez más popular en las ciudades debido a los numerosos beneficios que ofrecen. A continuación te detallamos algunos de los beneficios más destacados de los techos verdes en los entornos urbanos:

  • Mejora de la calidad del aire: Los techos verdes ayudan a purificar el aire al absorber contaminantes atmosféricos y partículas finas, lo que contribuye a una mejor calidad del aire en las ciudades y a la reducción de problemas de salud relacionados con la contaminación.
  • Reducción del efecto isla de calor: Las ciudades suelen ser más cálidas que las áreas circundantes debido a la concentración de edificios y pavimentos que absorben y retienen calor. Los techos verdes ayudan a enfriar las ciudades al absorber y reflejar la radiación solar, reduciendo así el efecto de isla de calor urbano.
  • Ahorro de energía: Los techos verdes proporcionan aislamiento adicional a los edificios, lo que puede reducir la necesidad de calefacción y refrigeración, disminuyendo así el consumo de energía y los costos asociados.
  • Retención de agua de lluvia: Los techos verdes absorben y almacenan agua de lluvia, lo que reduce la escorrentía y la carga en los sistemas de alcantarillado, ayudando a prevenir inundaciones y a conservar el agua.
  • Aumento de la biodiversidad: Los techos verdes crean hábitats para plantas y animales, promoviendo la biodiversidad en entornos urbanos. Esto puede incluir la presencia de insectos polinizadores, aves y plantas nativas.
  • Mejora del bienestar humano: Los espacios verdes en la ciudad, como los techos verdes accesibles, brindan lugares para la relajación, el esparcimiento y el contacto con la naturaleza, lo que puede mejorar el bienestar físico y mental de los habitantes urbanos.
  • Estética y valor agregado: Los techos verdes pueden embellecer la apariencia de los edificios y el paisaje urbano, lo que puede aumentar el valor de las propiedades y hacer que las ciudades sean más atractivas para vivir y trabajar.
  • Reducción del ruido: Los techos verdes actúan como aislantes acústicos, absorbiendo el sonido y reduciendo la contaminación acústica en áreas urbanas ruidosas.
  • Fomento de la agricultura urbana: En algunos casos, los techos verdes se utilizan para cultivar alimentos, lo que promueve la agricultura urbana sostenible y la producción local de alimentos.

El invento que transforma los tejados en huertos capaces de generar energía

Una solución por lo tanto multifacética, que puede abordar una variedad de desafíos urbanos, desde la contaminación del aire hasta la gestión del agua de lluvia y la promoción de un estilo de vida más saludable en las ciudades y sobre la que Bing Klima ha dado un nuevo impulso proponiendo un novedoso sistema de tejados verdes todo en uno. 

Una vuelta de tuerca a los tejados verdes que han conseguido con un innovador kit que integra plantas y paneles fotovoltaicos, convirtiendo de esta manera los techos en fuentes de energía y a la vez de productos agrícolas.

Una tecnología agrovoltaica que combina la producción de energía solar con el cultivo de alimentos en un mismo espacio y para la que Bing Klima ha colaborado con la firma griega Brite Solar, desarrollando módulos con paneles solares transparentes perfectos para zonas de poca luz.

En cada uno de estos módulos, se incluye un panel solar, un sistema de cultivo hidropónico y un tanque de agua que riega y ayuda a fijar el módulo al tejado.

Al tratarse de un diseño móvil, estos módulos también facilitan su instalación en los tejados pudiendo reubicarse fácilmente a diferencia de otros sistemas fijos. De esta forma, Bink Klima propone, además de un techo verde, una inversión rentable gracias a esa posibilidad de generar y vender energía solar.

Techos y tejados verdes en España

En España, ya se han comenzado a tomar importantes medidas para promover entornos urbanos más sostenibles y saludables. Esto se refleja en propuestas y planes de los gobiernos locales de ciudades como Madrid y Barcelona. En Madrid, el plan “Madrid + Natural” busca incrementar y preservar las áreas verdes y la biodiversidad de la ciudad. Por su parte, Barcelona ha implantado el proyecto “Plan del Verde y de la Biodiversidad” con el objetivo de que cada nuevo edificio cuente con un techo verde, lo que contribuiría a mejorar el entorno urbano.

Estas iniciativas representan un paso en la dirección correcta para lograr un equilibrio entre las necesidades urbanísticas y de movilidad de las ciudades y las necesidades esenciales de sus habitantes. Esto se debe a que la incorporación de techos verdes, no sólo agrega valor estético a la ciudad, sino que también ofrece beneficios tangibles para sus residentes. Estos espacios verdes en altura proporcionan a las personas una mayor conexión con la naturaleza en medio del ajetreo y el bullicio urbano.

Una forma eficaz de mejorar la calidad del aire al absorber contaminantes y liberar oxígeno, lo que contribuye a una atmósfera más limpia y saludable. También pueden ayudar a reducir el efecto de isla de calor urbano al regular la temperatura en la ciudad.

Fuente: https://www.elespanol.com/enclave-ods/historias/invento-cambiara-siempre-tejados-edificios-huertos-capaces-generar-energia/799420272_0.html