26 de febrero de 2024

Una tecnología revolucionaria para la energía renovable que facilitará la generalización del coche eléctrico.

Samer Nameer, Director de Estrategia y cofundador de Enerpoly, explora cómo las baterías de iones de zinc están revolucionando el almacenamiento de energía en términos de seguridad, sostenibilidad y eficiencia.

En la búsqueda de una energía más limpia, las baterías de iones de zinc han surgido como una tecnología prometedora que podría transformar la forma en que se almacena y se utiliza la energía. En una entrevista concedida a Battery Technology, Samer Nameer, director de Estrategia y cofundador de la empresa Enerpoly, explica cómo esta innovadora tecnología está preparada para remodelar el panorama energético. Su mayor seguridad respecto a las baterías de zinc, su reciclabilidad y su precio, más asequible, suponen un cambio hacia un futuro más ecológico y sostenible en el almacenamiento de energía.

Nameer revela los secretos que hacen que las características tecnológicas de las baterías de iones sean ideales, sobre todo, para las aplicaciones estacionarias a gran escala en comparación con otras tecnologías de baterías. También explica cómo se comportan en el ámbito de la reducción de sus desechos electrónicos a través del reciclaje y la reutilización, lo que contribuye a una mayor sostenibilidad de esta industria. Unas características que, a medio plazo, serán la palanca que necesita la movilidad eléctrica para su generalización.

Las baterías más seguras

La tecnología patentada por Enerpoly representa una solución asequible y segura para el almacenamiento estacionario de energía. Se basa en la química del dióxido de zinc y el manganeso, dos de los materiales que han conformado el pilar para la industria de las baterías primarias (no recargables) durante más de medio siglo. Lo que hace que estas baterías sean únicas es la capacidad de aprovechar las ventajas fundamentales de esta química, que incluyen simplicidad, fiabilidad y eficiencia económica, lo que las convierte en “una solución de vanguardia”.

Las baterías de zinc abordan de manera efectiva los problemas relacionados con la seguridad, la sostenibilidad y la disponibilidad. Debido a su facilidad para inflamars, las baterías de litio plantean preocupaciones significativas en términos de seguridad. Además, no son fácilmente reciclables y su fabricación depende, en gran medida, de las reservas de litio concentradas en pocos países, lo que conlleva riesgos en la cadena de suministro y fluctuaciones en los precios.

Respecto a las de iones de zinc y “gracias a sus componentes acuosos, son inherentemente seguras, no inflamables, no tóxicas y no explosivas”. Por eso, se convierten en una elección adecuada para entornos donde la seguridad es una prioridad, como áreas urbanas densamente pobladas o aplicaciones en entornos marítimos. Al utilizar materiales que requieren menos precauciones de seguridad en su fabricación, se ha logrado reducir significativamente el consumo de energía en el proceso de producción, lo que resulta en una notable disminución de la huella de carbono, llegando a reducirlo en un 80% en comparación con las baterías convencionales.

Reciclables

El diseño está enfocado hacia la reciclabilidad al final de su vida útil, minimizando todavía más esa huella de carbono. Gracias a la abundancia de los materiales que las componen, a su disponibilidad y a su capacidad de reutilización, se estima que, a lo largo de su ciclo de vida, la reducción de costes es de 35% respecto a las soluciones típicas de almacenamiento de energía.

Las baterías de Enerpoly destacan en aplicaciones de almacenamiento a gran escala en redes eléctricas con descargas que varían de 2 a 10 horas. Esto las hace versátiles y capaces de satisfacer diversas necesidades de almacenamiento de energía estacionaria, incluido el respaldo de la red, la provisión de energía de respaldo y las aplicaciones comerciales.

Rendimiento y pruebas reales

En las pruebas más rigurosas, la tecnología de Enerpoly ha demostrado ser capaz de alcanzar hasta 2.000 ciclos de carga y descarga, lo que representa un avance significativo en comparación con las baterías de iones de zinc convencionales, que suelen gestionar alrededor de 50 ciclos en condiciones similares.

Según indica Nameer, actualmente trabajan en estrecha colaboración con empresas integradoras de baterías, como Polarium y EET para el desarrollo de productos basados en su tecnología. La primera, Polarium, está especializada en baterías de respaldo para aplicaciones de telecomunicaciones, mientras que EET se centra en sistemas de almacenamiento de energía utilizados en entornos residenciales. Estas asociaciones permiten a Enerpoly adaptar y personalizar sus soluciones para satisfacer las necesidades específicas de cada aplicación.

El futuro de las baterías de zinc: la movilidad eléctrica

La próxima década será un período crítico para la innovación en tecnologías de baterías sostenibles, marcando una transformación fundamental en el panorama energético global hacia fuentes de energía 100% limpias. Tecnologías como las baterías de iones de zinc desempeñarán un papel fundamental al ofrecer soluciones de almacenamiento de energía más asequibles, escalables y geopolíticamente estables. Por eso, múltiples empresas están comprometidas en invertir recursos considerables en el desarrollo de diversas tecnologías de baterías para lograr este objetivo.

Uno de los aspectos clave para su viabilidad será la mejora del ciclo de vida y la densidad energética, lo que permitirá que estas baterías almacenen más energía durante períodos de tiempo más prolongados, que es esencial para respaldar la transición hacia fuentes de energía 100% renovable. Al mismo tiempo, una mayor vida útil reducirá la necesidad de reemplazar las baterías con frecuencia, lo que contribuirá a una mayor sostenibilidad y reducción de residuos.

Estos avances tecnológicos abrirán nuevas oportunidades para las baterías de iones de zinc más allá del almacenamiento en redes eléctricas y sistemas de energía de respaldo. Podrían tener un papel significativo en la movilidad eléctrica, como baterías de respaldo para la carga de vehículos eléctricos, lo que aceleraría su adopción y la descarbonización del transporte.

Fuente: https://www.hibridosyelectricos.com/coches/tecnologia-revolucionaria-energia-renovable-facilitara-generalizacion-coche-electrico_71056_102.html