26 de febrero de 2024

Huertas solares en el espacio para transformar la energía solar

Las huertas solares fotovoltaicas construidas en el espacio podrían ser la próxima frontera de la energía renovable, generando una enorme cantidad de energía y transfiriéndola a la tierra para su uso aquí. No es ciencia ficción, sino un intento de obtener energía limpia e ilimitada que algunos países están estudiando seriamente. Pero ¿cómo funcionan las huertas solares en el espacio?

¿Cómo funcionan las huertas solares en el espacio?

La idea es crear grandes estructuras con paneles solares que reciban los rayos del sol y transformen esa energía para enviarla a la Tierra. Sin embargo, esa energía no puede enviarse a través de un cable que una la estación fotovoltaica espacial con la Tierra. Por ello la dificultad aumenta.

Esa energía deberá ser transformada en algún tipo de onda, bien electromagnética u de otra índole, para poder ser transferida a la superficie terrestre. Quizás ahora se haga realidad el proyecto y sueño de Nikola Tesla, de transmitir la energía a grandes distancias sin necesidad de cables.

Por supuesto, desarrollar técnicamente la plataforma o estructura, que dé soportea  los paneles fotovoltaicos y el sistema de conversión de la energía, que es necesaria para capturar y transmitir la energía solar, será difícil y costoso. Además, se tendrá que desarrollar una estación de lanzamiento apropiada, aunque parece más lógico que la instalación se realice por fases con partes premontadas en tierra y ensambladas en el espacio.

A pesar de todas las dificultades, varios países están estudiando y desarrollando proyectos para llevar a cabo huertas solares en el espacio. Por su parte, China está avanzando en este sentido.

China tiene la intención de poner en órbita una central de energía solar para el año 2050 y está construyendo una instalación de pruebas en la ciudad de Chongqing para encontrar la mejor manera de enviar la energía generada a la Tierra.

Los detalles del proyecto chino no han trascendido, pero el Doctor en Física John Mankins, quien encabezó los esfuerzos de la NASA en este campo en la década de 1990, dijo que una manera de aprovechar la energía solar en el espacio sería lanzar decenas de miles de “satélites solares” que se unirían para formar una enorme estructura en forma de cono que orbitaría alrededor de 350 km sobre la Tierra.

A medida que se acelera la revolución de la energía verde, las huertas solares se han convertido en parte del paisaje en todo el país y, podemos decir también que en todo el mundo. Pero China está llevando la energía solar a un nivel diferente, tanto por su magnitud como por su apuesta de futuro. Una hazaña que la convertiría en la primera nación en aprovechar la energía del sol en el espacio y transmitirla a la Tierra.

¿Por qué es tan interesante la construcción de huertas solares en el espacio?

El gran problema que tienen las instalaciones fotovoltaicas en la tierra, tanto las de autoconsumo como las huertas de generación, es su dependencia de las condiciones meteorológicas y del tránsito día-noche. En cambio, en el espacio el sol brilla siempre. Por ello, la energía solar espacial se considera una fuente segura y continua de energía renovable.

Tal como expuso el profesor de ingeniería eléctrica en el Instituto de Tecnología de California y director del Proyecto de Energía Solar Espacial de la universidad, Ali Hajimiri: “En el espacio no tenemos el problema del día y la noche. Allí arriba no tenemos que preocuparnos por las nubes o las diferentes estaciones. En el espacio, la orientación e inclinación de los paneles no es una dificultad, puesto que es muy fácil conseguir la orientación perfecta hacia el sol en todo momento. Por ello, la generación de energía sería entre ocho y nueve veces mayor que en la superficie de la tierra“.

Retomando viejos proyectos

La idea de aprovechar energía solar en el espacial como fuente confiable de energía renovable no es nueva. Surgió en la década de 1970 con la crisis del petróleo, pero la investigación se estancó en gran medida porque se pensaba que las demandas tecnológicas eran demasiado complejas. Pero con los avances en la transmisión inalámbrica y las mejoras en el diseño y la eficiencia de las células fotovoltaicas, eso parece estar cambiando.

El físico John Mankins, ha manifestado recientemente que en la actualidad estamos viviendo un cierto resurgimiento, gracias a las nuevas tecnologías y los avances en la fotovoltaica y en los sistemas aeroespaciales, parece que tengamos la capacidad de hacer que esto suceda en el medio plazo.

Según Mankins, el crecimiento de la población puede ser otro factor que impulse el renovado interés en la energía solar espacial. Dado que se espera que la población mundial aumente a 9 mil millones para 2050, los expertos dicen que podría convertirse en una forma clave de satisfacer las demandas energéticas globales, y particularmente en Japón, el norte de Europa y otras partes del mundo que no son especialmente soleadas.

Fuente: https://noticiasdelaciencia.com/art/48148/huertas-solares-en-el-espacio-para-transformar-la-energia-solar