24 de abril de 2024

Las ingeniosas placas solares que se doblan y generan energía barata en cualquier superficie.

Una empresa israelí ha creado unas placas solares ligeras y flexibles que se fabrican en rollos y convierten cualquier superficie en una fuente de energía.

La energía solar ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos meses en España debido al precio de la luz y la actual necesidad de poner la calefacción por el frío, lo que ha provocado que las personas apuesten por generar energía renovable para ahorrar en las facturas. Un sector que está en constante evolución, con ingeniosos modelos que van más allá de cubrir tejados, como unos paneles que se ponen como pegatinas hasta otros ‘made in Spain’ que se colocan en el balcón. Lo último son unas placas fotovoltaicas flexibles que son más eficientes y ligeras.

Apollo Power, empresa israelí de energía solar, ha dado un paso más allá en el sector al crear unos paneles fotovoltaicos totalmente flexibles que son capaces de convertir cualquier superficie que esté literalmente bajo el sol en una fuente de energía; y recientemente ha inaugurado en Israel una fábrica para la producción en masa de esta tecnología. Unas placas que se fabrican en rollos y que resultan más eficientes, duraderas y ligeras en comparación con los modelos tradicionales, según la firma.

El problema que existe en la actualidad con la energía solar es que depende de paneles fijos y pesados, que se suelen instalar en el tejado de edificios o en grandes terrenos en el campo. Hasta ahora, ya que gracias a la tecnología de la firma israelí esta tecnología se puede colocar en cualquier parte. “Nuestra visión es que el mundo deje de utilizar zonas dedicadas a granjas de energía solar y empiece a usar las infraestructuras existentes”, explica en un comunicado Oded Rozenberg, consejero delegado de Apollo Power.

Flexibles y ligeras

Los paneles solares actuales utilizan silicio como ingrediente activo, que tiene el inconveniente de que, si se dobla, se rompe. De ahí que las placas sean pesadas y cuenten con un marco metálico y un frontal de cristal. Apollo Power asegura que, tras cuatro años y un equipo de 30 investigadores, han conseguido encontrar un material tan eficiente como el silicio para transformar los rayos solares en electricidad y que permite fabricar placas solares completamente flexibles.

“Edison probó 6.000 materiales antes de inventar la bombilla. En nuestro caso, probamos una gran variedad de distintos materiales hasta que dimos con la receta, el material, los electrodos y los recubrimientos adecuados para que nuestra tecnología fuera barata, duradera y eficiente”, apunta Oded Rozenberg. El objetivo que la compañía se había marcado en un principio con esta tecnología era alcanzar un 20% de eficiencia, pero todo lo que probaban llegaba en el mejor de los casos al 3 o el 4%. Hasta que dieron con su “salsa secreta”.

“Después de sólo tres meses trabajando con este material en concreto, alcanzamos el 12% de eficiencia. Empezamos a funcionar como locos. No puedo revelar los materiales que utilizamos, es nuestro secreto y tenemos las patentes de esta tecnología en todo el mundo”, explica el directivo. Lo que sí se conoce es que cada unidad base de los rollos de paneles solares es de 12 metros cuadrados, seis veces el tamaño de un panel corriente, y mantienen un peso de sólo 3 kilogramos por metro cuadrado.

Los paneles solares flexibles están incrustados en un caucho grueso y son capaces de generar energía suficiente durante el día para recargar una docena de bicicletas eléctricas, según la propia compañía. Destaca que estas placas fotovoltaicas no son más gruesas que una esterilla para hacer yoga y se pueden instalar en las carreteras o flotando en el agua. De hecho, la firma ya ha construido una granja solar flotante en un embalse de Nir Etzion, en el norte de Israel, que suministra energía a la red, y asegura que los paneles también podrían funcionar en lagos y en el mar.

Los módulos solares flexibles están totalmente equipados con perlas deslizantes para facilitar su instalación y el montaje que requieren es mínimo, ya que los métodos de conexión de los raíles varían según el tipo de tejado. Además, los módulos se colocan planos sobre la superficie, por lo que son resistentes al viento. Apollo no es la única empresa que fabrica paneles solares flexibles, pero su CEO asegura que su tecnología es “un producto mejor, más eficiente, más duradero y a mitad de precio o menos” que cualquier otro del mercado.

En coches o barcos

Los paneles solares de la firma israelí están pensados para utilizarse especialmente en aquellas superficies que no pueden soportar el peso de las placas fotovoltaicas de cristal, como es el caso de los coches, camiones y aviones. De hecho, esta tecnología ya está presente en autobuses de Israel y la empresa está colaborando con fabricantes de coches eléctricos, como Audi o Hyundai, para integrar las películas flexibles en sus vehículos y recargar así las baterías.

Según señala la compañía en su página web, la sinergia entre estas placas solares flexibles y los vehículos eléctricos reduce la emisiones de CO2 y añade autonomía de viaje sin necesidad de infraestructuras. “Digamos que vas a trabajar y pones el coche al sol, con un 80% de batería. Termina el día y está al 85%. Tanto si estás aparcado como conduciendo, se está cargando con el sol”, explica Oded Rozenberg.

Por su parte, el fabricante israelí de alimentos Osem, que pertenece al grupo Nestlé, tiene instalados en la actualidad paneles de Apollo Power en 120 de sus camiones. Así, estas placas fotovoltaicas flexibles alimentan los elevadores utilizados para cargar y descargar las entregas. La compañía afirma que sus paneles solares también producen electricidad en superficies acuáticas y son resistentes a las olas, por lo que son aptos para una variedad de vehículos marinos, carrocerías, superficies e incluso velas.

Su diseño liviano incluso los convierte en perfectos para instalarlos en las alas de los aviones, en el fuselaje y sistemas de generación de energía a bordo. Otras aplicaciones posibles son en carreteras, aceras, parques, edificios o en el hogar, ya que se pueden combinar con los sistemas solares domésticos actuales. La compañía sigue trabajando para llevar en el futuro esta tecnología a otros campos, como vehículos y naves espaciales.

Así mismo, Amazon, que es el mayor comprador corporativo de energía renovable del mundo, ha instalado la primera acera solar de la empresa formada por paneles fotovoltaicos de Apollo en su almacén LIL1 en Lauwin-Planque, al norte de Francia. Una tecnología que es capaz de aumentar la producción en casi 20 veces sus niveles anteriores. La compañía israelí espera que, cuando sus placas alcancen un precio y una eficiencia similar a los tradicionales, los paneles de vidrio serán cosa del pasado.

Fuente: https://www.elespanol.com/omicrono/tecnologia/20230131/ingeniosas-placas-solares-generan-energia-cualquier-superficie/737676267_0.html