5 de marzo de 2024

La energía nuclear vive su particular momento de esplendor en los mercados asiáticos.

La capacidad nuclear de la región se cuadruplicará con creces hasta alcanzar los 470 GW en 2050, según los analistas de Wood Mackenzie.

La crisis energética mundial está siendo positiva para la energía nuclear. De ser un sector denostado durante décadas a causa de sonados accidentes, retrasos en los proyectos y sobrecostes masivos, el auge de la energía nuclear es ahora una realidad.

“Con la seguridad energética a la cabeza de la agenda política, no es difícil entender por qué. La energía nuclear es una tecnología probada que ofrece electricidad a gran escala, 24 horas al día, 7 días a la semana, sin estar expuesta a la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles. Y, por supuesto, todo ello con cero emisiones. Al mismo tiempo, el aumento de la factura de la luz está disipando las preocupaciones de los ciudadanos por la seguridad, y los avances tecnológicos prometen centrales más fiables”, explica Gavin Thompson, vicepresidente de Energía de Asia Pacífico en Wood Mackenzie.

Los gobiernos se apresuran a sacar provecho. En Estados Unidos, la Ley de Reducción de la Inflación contiene incentivos fiscales y de inversión para la industria nuclear. En algunas partes de Europa también está resurgiendo el interés por la energía nuclear, con nuevos reactores previstos en Francia, Finlandia, Polonia y Reino Unido.

Pero esto no es nada comparado con lo que está ocurriendo en Asia. Encabezada por China, Wood Mackenzie prevé que la capacidad nuclear de la región se cuadruplique con creces hasta alcanzar los 470 GW en 2050, lo que representará el 12% de la generación eléctrica regional para entonces.

Los focos nucleares de Asia

Los 103 GW de energía nuclear operativa de Asia se concentran en sólo seis mercados (China, Japón, Corea del Sur, India, Pakistán y Taiwán). “Esperamos que la región añada otros 80 GW de nueva capacidad de aquí a 2030, todos ellos en mercados con programas en curso”, dice Thompson.

Según los datos de Woodmac, China es, con diferencia, el país que más capacidad tiene en proyecto, con más de 60 GW de energía nuclear convencional a gran escala que entrarán en funcionamiento de aquí a 2030. En 2050, China representará casi la mitad de toda la capacidad nuclear operativa.

India tiene previsto construir 14 GW de aquí a 2030, pero esta cifra podría aumentar con el presupuesto de la Unión anunciado recientemente, que incrementa la financiación del desarrollo nuclear en más de un 40%, hasta los 1.300 millones de dólares. Aunque no es una suma colosal a escala mundial, indica la voluntad de la India de acelerar su cartera de proyectos.

“Para los mercados asiáticos con una importante oposición política y civil a la energía nuclear, la situación es desigual. Más de una década después de la catástrofe de Fukushima Daiichi, Japón ha anunciado su compromiso con una nueva generación de tecnología nuclear avanzada, mientras que las ambiciones de Corea del Sur de reducir la energía nuclear se han visto moderadas por la crisis energética. Taiwán sigue empeñado en cerrar su parque nuclear para 2025”, dice Thompson.

Estas perspectivas para la energía nuclear en Asia coinciden con las Perspectivas de Transición Energética de referencia de Wood Mackenzie, coherentes con un calentamiento global de 2,5 ˚C. “Sin embargo, en nuestro escenario de Transición Energética Acelerada (AET-1.5), en el que las emisiones de carbono coinciden con el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París de 2015 para alcanzar el cero neto global en 2050, la energía nuclear se duplica con creces en comparación con el ETO”, añade Thompson.

Esto tiene implicaciones importantes. No solo requeriría un aumento mucho más ambicioso de la capacidad en China y la India, sino que también supondría dar la bienvenida a nuevos miembros al club de la energía nuclear. Para llegar a cero en 2050, países tan diversos como Singapur, Bangladesh, Vietnam y Australia deben incluir la energía nuclear en su mix energético.

El costo de oportunidad de la energía nuclear

La intensidad de capital de la energía nuclear ha sido durante mucho tiempo un factor disuasorio. Pero la crisis energética está cambiando las actitudes. No sólo los gobiernos y los promotores entienden ahora que los costos de las renovables pueden subir o bajar, sino que “los precios récord del carbón y el gas natural han puesto de relieve la relativa asequibilidad de la energía nuclear”, indica Thompson.

La energía nuclear puede ser una tecnología competitiva con bajas emisiones de carbono. Wood Mackenzie estima que su costo nivelado de electricidad (LCOE) será de 87 dólares/MWh en 2022, y que aumentará a 93 dólares/MWh en 2050 en términos reales. Esta cifra es similar a la del carbón con captura y almacenamiento de carbono (CAC) en ambos años. La energía nuclear también sigue siendo una opción más competitiva hasta 2050 en comparación con las fuentes de generación eléctrica de combustión conjunta, como el carbón más amoníaco y el gas natural con hidrógeno.

Y si bien se espera que las energías renovables de reserva, incluido el almacenamiento en baterías y el gas de reserva (sin CAC), sean competitivas como opciones de bajas emisiones de carbono frente a la energía nuclear en la década de 2030, no se tratará de una carga base libre de carbono.

“Para alcanzar la capacidad nuclear necesaria para llegar a cero emisiones netas no sólo habrá que construir más reactores convencionales y prolongar la vida útil de los proyectos existentes, sino también avanzar tecnológicamente”, agrega Thompson.

Esto está empezando a ocurrir, con varios proyectos nuevos en desarrollo. Los pequeños reactores modulares (SMR), las tecnologías de reactores de cuarta generación y quizá incluso la fusión nuclear podrían desempeñar un papel en la próxima etapa de la evolución de la industria.

“Los SMR, aunque todavía están en pañales, ofrecen una solución potencial a muchos de los problemas a los que se ha enfrentado la industria en los últimos años. Como tecnología modular, los SMR prometen ventajas de cadena de montaje: menor costo, construcción más rápida y sencilla, posibilidad de emplazamiento en más lugares y mayor seguridad. Se trata de un material apasionante, aunque el grado de preparación tecnológica varía según las regiones y es poco probable que los SMR se comercialicen antes de finales de esta década”, afirma Thompson.

“Aunque la energía nuclear parece un elemento esencial de cualquier futuro camino hacia la energía neta cero en Asia-Pacífico, no será fácil. Para alcanzar la capacidad necesaria, los promotores deben desplegarse a tiempo y ajustarse al presupuesto, tener un historial intachable en materia de seguridad, atraer talentos cualificados, gestionar los residuos y ganarse -y mantener- al público”, asegura Thompson.

Y concluye: “Pero a medida que avanza la tecnología, el futuro de la energía nuclear no se parecerá a su pasado. La energía nuclear está demostrando que es segura, fiable e invertible. Necesidades netas cero”.

Fuente: https://elperiodicodelaenergia.com/la-energia-nuclear-vive-su-particular-momento-de-esplendor-en-los-mercados-asiaticos