26 de febrero de 2024

Europa ha sacado del fondo del armario una energía que llevaba años en segundo plano: la geotérmica.

  • La geotermia es una de las grandes tapadas de la transición energética
  • El potencial de España es alto, pero el grado de inversión, de momento, es bajo

La geotérmica es una de las renovables más olvidadas. Sus altos costes de instalación y sus limitaciones la han mantenido en un lugar discreto. Sin embargo, la crisis energética del último año ha puesto esta fuente de calor y energía en primer plano, aunque para muchos usuarios el concepto “geotermia” siga siendo un gran misterio.

Energía al alza en Europa. La geotermia ofrece una fuente de energía renovable y relativamente limpia puesto que no genera más emisiones que las asociadas a su instalación. Gracias a ello la ha ido ganando adeptos en la última década.

Se trata de una energía que cuenta con el respaldo de las instituciones europeas. Desde la Comisión Europea se explicita el apoyo de la UE en la investigación, desarrollo e instalación de estas tecnologías, tanto las que buscan extraer energía térmica como las que aprovechan ésta para generar electricidad.

Datos que respaldan la apuesta. Más allá de las promesas, la geotermia parece estar asentándose en Europa. Según la consultora Rystad Energy la inversión europea en sistemas geotérmicos de calefacción (doméstica y agraria) alcanzará los 7.400 millones de dólares en 2030. Gracias a esta inversión la capacidad geotérmica instalada en nuestro entorno continuará la tendencia creciente de los últimos 32 años, pasando de los actuales de 3,9 gigavatios térmicos (GWt) a 6,2 GWt.

Hechos sobre el terreno. Esta tendencia creciente de los últimos años fue especialmente marcada entre 2010 y 2015. Un ejemplo del aumento dado en estos años pudo verse en Alemania, que los últimos diez años ha visto doblada su capacidad instalada, pasando de los 200 a los 400 megavatios.

Los datos de Rystad Energy se refien principalmente al uso de calefacción geotérmica. Si atendemos la producción eléctrica basada en energía geotérmica, un estudio de 2020 cifraba entre 100 y 210 teravatios hora por año la producción para 2050.

A distintas velocidades. Por ahora no todos los países llevan el mismo ritmo. A la cabeza se encuentran países como Islandia, Francia y Hungría. Según las proyecciones de la consultora, la industria en estos países estaría ya en una fase madura, y el crecimiento en esta década sería menor que la media. En el lado opuesto, los expertos creen que los Países Bajos podrían convertirse en el país con mayor aprovechamiento de la geotérmica en calefacción.

¿Nos rescatará la geotérmica del duro invierno? La crisis energética que afronta el continente puede contribuir a este aumento del consumo, especialmente teniendo en cuenta el importante rol del gas en la calefacción doméstica. Sin embargo los elevados costes de instalación implican que los proyectos no pueden improvisarse y que Europa tiene poca capacidad de maniobra en lo que respecta a su mix energético.

El potencial geotérmico en España. Aunque a la zaga de otros países, la geotérmica no es nueva en nuestro territorio. El potencial para la explotación de esta energía es variable según el ámbito geográfico en el que nos encontremos. Según la propia industria, la posibilidad de aprovechamiento de recursos geotérmicos de muy baja temperatura (entre 0 y 30 grados centígrados) puede lograrse en toda la península y baleares. Esta explotación podría ser suficiente para el ámbito doméstico.

Los recursos de baja-media temperatura (30 a 150 grados) por su parte solo pueden aprovecharse en alrededor de la mitad del territorio. Zonas como el valle del Ebro, la parte oriental de la cuenca del Duero y el valle del Guadalquivir permitirían alcanzar esta temperatura.

Finalmente, en bolsas aisladas del territorio peninsular y en la mayor parte de las Islas Canarias sería posible aprovechar los recursos de alta temperatura. Las plantas geotérmicas podrían por ello situarse en zonas como la costa catalana, desembocadura del Guadalquivir y buena parte de la provincia de Salamanca entre otros emplazamientos. En conjunto, el potencial geotérmico español es relativamente alto dado nuestro consumo energético.

Viaje al centro de la Tierra. La geotermia aprovecha las altas temperaturas del interior de la Tierra para obtener energía. Muy habitualmente es la propia energía térmica la que se utiliza para calefactar hogares. Sin embargo también puede ser transferida a una turbina para transformarla en energía eléctrica. La geotermia incluso puede realizar el proceso inverso: enfriar nuestros hogares bombeando el calor bajo el subsuelo.

Cómo instalarla. Las instalaciones pueden realizarse por captación horizontal, aprovechando la constante temperatura de las capas superficiales del subsuelo; o vertical, perforando más adentro y alcanzando zonas más profundas. La captación superficial no requiere grandes perforaciones pero sí más superficie. Los sistemas se pueden dividir en el circuito interior (el que lleva el calor a los edificios) y el exterior (el que se adentra bajo la tierra).

Cuanta mayor profundidad alcance este mayor será el calor al que acceda. La mayoría de las perforaciones verticales implican descender entre uno cientos metros y los cinco kilómetros, pero los proyectos más ambiciosos ya planean cavar hasta los 20 kilómetros, donde la temperatura podría alcanzar los 500 grados centígrados.

Poca penetración. Hasta ahora la geotérmica ha tenido una implantación muy limitada. En Estados Unidos, uno de los países con más sistemas geotérmicos instalados, ésta representó tan solo un 2% de las energías renovables consumidas en 2021 según la Energy Information Administration. Esto es menos de un 0,25% mix. Aunque la tendencia en 2021 fue positiva, el récord de generación de esta energía se logró en 2014.

El principal motivo es que esta energía está orientada al autoconsumo doméstico y requiere una importante inversión inicial, lo cual limita su potencial. El coste, además, puede variar incluso teniendo en cuenta la magnitud del proyecto. Dependiendo del lugar donde se realice la excavación los costes pueden ir desde menos de 10 hasta varios cientos de dólares por megavatio hora.

Limpia y renovable. Pese a todo, son muchos quienes han optado por este sistema. La geotérmica es una energía renovable y limpia que tiene una ventaja poco habitual en este grupo: su constancia. A diferencia de la eólica y de la solar, la geotérmica no depende de las condiciones meteorológicas, tampoco de las climáticas como el caso de la energía hidroeléctrica.

La generación de gases de efecto invernadero es nula en su actividad pero también es especialmente baja a lo largo de su ciclo de vida, el equivalente a 50g de dióxido de carbono por kilovatio hora de electricidad (CO2 eq/kWhe) según el Departamento de Energía de EEUU. También requiere menos espacio físico que otras energías renovables.

Un tesoro enterrado. Pero quizá todavía haya un posible beneficio más procedente de la energía geotérmica. Las perforaciones para acceder a esta energía han sido aprovechadas para la extracción de litio. El litio es un elemento vital para la fabricación de baterías, especialmente en vehículos eléctricos. Su producción sin embargo tiene dificultades para seguir el ritmo a la paulatina adopción de vehículos híbridos y eléctricos.

Fuente: https://www.xataka.com/energia/europa-ha-sacado-fondo-armario-energia-que-llevaba-anos-segundo-plano-geotermica-1