14 de junio de 2024

Transición energética. Los desafíos a la hora de producir energía eléctrica de fuentes renovables.

“Es necesario que se construyan nuevas líneas de transmisión en alta tensión”, asegura el CEO de PCR. La compañía fundada en 1921 es la principal fabricante de cemento de la Patagonia, hace poco se diversificó hacia las renovables y se convirtió el año pasado en la segunda mayor generadora de energía eólica del país.

Hace 101 años que PCR nació en esa ciudad chubutense como una empresa petrolera: de hecho es la segunda compañía más antigua de la industria. Hoy continúa con la actividad en cinco yacimientos de la Argentina y cuatro de Ecuador, aunque con los años diversificó su negocio en otras dos verticales: el cemento y las renovables.

PCR es, no obstante, el principal fabricante de cemento de toda la Patagonia, el mayor exportador y el cuarto fabricante a nivel país. Hoy cuenta con dos plantas en operación una de las cuales -la de Pico Truncado- está entre las más modernas de la Argentina: uno de los últimos proyectos greenfield del país, construida totalmente desde cero e inaugurada en 2008.

De acuerdo a Martin Brandi, CEO de PCR, la industria nacional del cemento es madura, competitiva y tiene una huella de carbono más baja que la media mundial. “Sin embargo –advierte- reducir la huella de carbono sigue siendo un desafío frente al cual la primera medida es incorporar energías renovables. Hoy el 50 por ciento de la energía eléctrica que utilizan nuestras plantas de cemento proviene de fuentes renovables. Y apuntamos a superar el 90 por ciento para 2025″.

La apuesta por las renovables

Fue en 2016 que PCR lanzó su división renovables, bajo la cual opera tres parques eólicos: PEBSA I (100,8 MW), PEBSA II (25,2 MW) y San Jorge El Mataco (203,4 MW), que en conjunto suman una capacidad instalada de 329,4 MW. En 2021 la empresa se convirtió en la segunda mayor productora de energía eólica del país al generar el 12 por ciento del total de la Argentina. Hoy tiene otros tres parques en construcción: Mataco III, Vivoratá y San Luis Norte. Éste último, en sociedad con ArcelorMittal Acindar, fue recientemente adjudicado con más prioridad de despacho para ampliar su capacidad. En total la compañía proyecta contar en 2024 con 527,4 MW operativos.

“Actualmente la mayoría de las industrias está buscando reducir su huella de carbono. Y entre los primeros pasos para lograrlo aparecen la eficiencia energética y la incorporación de energía eléctrica de fuentes renovables”, observa el ejecutivo. “En ese contexto, el plan de PCR pasa por abastecer de energía limpia y sustentable a las empresas. Todo el tiempo estamos evaluando oportunidades tanto en Argentina como en otros países de la región, siempre con la idea de acercar a la industria opciones competitivas para que pueda cumplir sus metas de reducción de huella de carbono”.

En linea con su compromiso con la sustentabilidad, hace poco PCR alcanzó la certificación en sistema de gestión ambiental en todos los parques operativos bajo la Norma ISO 14001. “Esto significa que trabajamos bajo estándares ambientales internaciones protegiendo el medioambiente, identificando riesgos y promoviendo la mejora continua como cultura de trabajo. Ya estamos trabajando para lograr la certificación sobre los nuevos parques en construcción”, explica Brandi.

“Sin embargo hay un cuello de botella que limita el crecimiento del sector. Es necesario que se construyan nuevas líneas de transmisión en alta tensión para lograr las metas de abastecer la creciente demanda, que no se limite el crecimiento económico y que puedan incorporarse nuevos proyectos de generación de energía eléctrica de fuentes renovables”, añade y precisa que en un futuro la electrificación de la economía, por caso en el sector de la movilidad, traerá una mayor demanda eléctrica, todo en tanto alternativas como el hidrógeno verde “pueden traer al país grandes oportunidades”.

“Protagonistas de la transición energética”

PCR logró recientemente la extensión del plazo del yacimiento mendocino “El Sosneado” hasta 2035, dato que reafirma el compromiso de crecimiento e inversión en el país.

“En el corto y mediano plazo el mundo seguirá necesitando hidrocarburos. La grave crisis energética que está viviendo Europa, con precios de energía eléctrica seis veces superiores al costo de generación argentino, son un claro ejemplo de eso. La brusca salida de los combustibles fósiles tiene un impacto económico enorme que sin duda afecta a toda la población”, señala Brandi.

Y finaliza: “Desde PCR estamos comprometidos en seguir siendo actores protagónicos de la transición energética. Tenemos un equipo de trabajo comprometido, profesional y ágil, que nos permite alcanzar nuestros objetivos y mantener el rumbo en momentos difíciles gracias a la profunda convicción en lo que hacemos. El compromiso de nuestros accionistas con la empresa es un diferencial que le da respaldo al equipo de trabajo”.