La idea de vivir en un mundo más limpio impulsa cada día a muchas empresas y gobiernos a buscar soluciones que se nutran solo de energías renovables.

A estas alturas resulta indudable no pensar que elegir las energías renovables como fuente principal es lo más inteligente. Lo verde está de moda. El respeto por el medio ambiente, la idea de vivir en armonía con la naturaleza y la preocupación por la contaminación son temas en boca de todos que cada día llenan páginas de periódicos, dossieres empresariales y discursos políticos.

Ante la idea de crear un mundo más limpio, muchos son los sectores que están desarrollando todo tipo de proyectos e innovaciones que cumplan con este objetivo. En este sentido, el sector de la construcción o el de los transportes adquieren un papel fundamental, considerados ambos de los más contaminantes y con mucho peso en el entorno, buscan enfocar sus estrategias a modelos de consumo más sostenibles y eficaces, que permitan a la sociedad aumentar el ahorro y el bienestar gracias al uso de energías limpias.

Los transportes más sostenibles

En los últimos años hemos visto cómo diferentes medios de transporte se han subido a la ola de la sostenibilidad. Un claro ejemplo es el caso de los trenes solares indios, una iniciativa que viene del compromiso de la India por abandonar su dependencia de los combustibles fósiles y utilizar más energías limpias. La empresa Indian Railways, firma estatal de ferrocarriles, estrenaba hace unos meses el primer tren del país equipado con 16 paneles solares. La iluminación, los ventiladores y los sistemas de visualización de estos trenes funcionan gracias a la energía procedente de los paneles solares instalados en el techo. La capacidad de generación de energía de estos paneles es de 4.5 kw y cuentan con un inversor MPPT inteligente que permite el uso de la energía solar por la noche.

En el medio marítimo también hemos encontrado transportes capaces de alimentarse sólo de energía sostenible. No hace mucho conocíamos el experimento que llevaba al catamarán Energy Observer, a recorrer más de 50 países alrededor del mundo, durante seis años; solo utilizando energía solar, eólica y un innovador sistema de electrólisis de hidrógeno para impulsarse. El barco utiliza 130 metros cuadrados de paneles solares y dos grandes aerogeneradores, y dispone de un sistema electrolítico que extrae el hidrógeno del mar por la noche, almacenándolo en un tanque como energía adicional. Además, cuenta con una cometa de kitsurf con la que consigue aprovechar la energía eólica. Con este experimento los creadores quieren demostrar cómo un medio de transporte es capaz de alimentarse solo de energías limpias.

La construcción, otra carrera hacia la sostenibilidad

¿Qué ocurriría si un edificio fuese capaz de generar energía limpia para todo un vecindario? Este es el objetivo de la Smart Green Tower, un proyecto inspirado en las baterías de iones de litio que han puesto en marcha el arquitecto Wolfgan Frey, Siemens y el Instituto de Energía Solar Fraunhofer, y que tendrá lugar en la ciudad alemana de Friburgo.

Pero, ¿qué tecnología hace posible este proyecto? En primer lugar, la fachada del edificio estará recubierta con paneles de células solares de alto rendimiento que serán capaces de producir casi un cuarto de millón de kilovatios por hora de electricidad, y que además, proporcionarán sombra al edificio, reduciendo así la temperatura y el gasto energético. En segundo lugar, el uso de baterías basadas en tecnología de iones de litio, que optimizan la energía generada; y por último, un sistema denominado Aquaponics, que combina el cultivo de plantas y cría de peces, ayuda a enfriar las baterías y aclimata las piscinas.

Y para abastecer a todo el vecindario, la Smart Green Tower contará con un circuito intermedio de corriente continua, lo que supondrá un importante ahorro de energía y reducción de costes.

Cambiar por completo las fuentes de energía que nos abastecen es una misión complicada, pero gracias a iniciativas como estas cada día estamos más cerca de la idea de que las energías renovables muevan el mundo.

Autor:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*