Control de iluminación: tendencia para ahorro de energía y dinero

El control de iluminación es la capacidad de poder regular el nivel y calidad de la luz en un espacio determinado con el objetivo de que se adecue a tareas o situaciones específicas. Si bien se pudiera pensar que este concepto trae únicamente valor estético, esto no es así, un control de iluminación adecuado puede acarrear beneficios en diversos aspectos, pero sobre todo en materia de ahorro energético.

Es por ello que a continuación presentamos 6 beneficios del control de iluminación en ahorro de energía:

Brinda mayor comodidad y aumenta la productividad: la utilización adecuada de atenuadores, sensores de ocupación o de vacancia y persianas, genera un entorno visual cómodo en el que se evita la fatiga visual, agotamiento, estrés, etcétera, con lo que se aumenta la productividad de los empleados.

Ahorro económico: al sustituir apagadores convencionales por atenuadores se puede ahorrar del 4 al 9% por cada atenuador.

Menor consumo energético: Gracias al uso de atenuadores se puede reducir aproximadamente un 20 % el consumo de energía, ya que las luces no se encienden al 100%, dando la opción de crear un ambiente optimo que combina la luz natural con iluminación artificial.

El uso de un atenuador en luces tipo LED ahorra energía linealmente, es decir si atenúas 50% ahorras 50% de energía. La mezcla de un atenuador y una lámpara atenuable de LED brinda ahorros INCREIBLES.

Crea ambientes y optimiza el uso de la luz natural: los atenuadores y otros controles de iluminación permiten que las personas ajusten los niveles de luz según opciones de entretenimiento específicas, mejoren la ambientación, creen un clima determinado y aprovechen las ventajas de la luz natural para reducir el consumo de energía.

Contribuye a minimizar el impacto ambiental: el control de iluminación bien aplicado y con las herramientas adecuadas puede contribuir a reducir el impacto ambiental y a obtener certificaciones de construcción relacionadas con ello.

Prolongar la vida útil de los focos: Los focos incandescentes, halógenos y bajo voltaje electrónico duran hasta 20 veces más cuando se usan con un atenuador, y así se ahorra más dinero.

Anteriormente para poder disfrutar de estos beneficios se requerían inversiones millonarias que implicaban, en el caso de edificios ya construidos, remodelaciones invasivas en las que se abrían paredes, se clausuraban espacios de manera temporal y era necesario tener un equipo completo de técnicos entrando y saliendo de las oficinas.

Las opciones hoy en día son mayores, existen herramientas con las que se pueden automatizar edificios completos o por secciones de manera inalámbrica, que permiten controlar la iluminación de cada uno de los espacios de manera independiente, establecer horarios de apagado y encendido, aprovechar la luz natural y monitorear el ahorro de energía en tiempo real desde cualquier dispositivo móvil.

La instalación de estos sistemas es relativamente simple y 70% más rápida que aquellos que requieren cables por lo que los beneficios se pueden percibir de manera casi inmediata, además de que se pueden tener ahorros de hasta un 60% de energía eléctrica en proyectos que combinan diversas soluciones como atenuadores, sensores de presencia, controles personales y sistemas de manejo de luz de día.

Fuente: http://www.prnewswire.com/news-releases/control-de-iluminacion-tendencia-para-ahorro-de-energia-y-dinero-629692913.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*