5 de marzo de 2024

Un poco de viento, una cometa y este sistema puede generar electricidad para alimentar a más de cuatro hogares

La humanidad lleva buscando formas de aprovechar la energía del viento desde tiempos muy antiguos, aunque los sistemas tradicionales para generar energía eólica ya conviven con otros más innovadores o “de gran altura” que cada vez son más populares y, en esencia, utilizan cometas en lugar de aerogeneradores para generar energía limpia.

Es el caso de “Kitepower Hawk”, un eficiente sistema desarrollado en los Países Bajos capaz de generar hasta 40 kW de electricidad, que es algo más de lo que consumen muchos hogares promedio al día. Este tipo de sistemas es muy prometedor, por ejemplo, para llevar energía a zonas alejadas de la red eléctrica, aunque aún tienen limitaciones.

El Kitepower Hawk, que nació en un terreno agrícola de los Países Bajos hace cinco años y ya se comercializa, es un sistema de generación y almacenamiento de energía que utiliza una cometa hecha de fibra de vidrio para aprovechar la fuerza del viento y generar energía limpia.

Este sistema incorpora una cometa sujeta a un cable que, al ser elevada por el viento, elabora un patrón de vuelo (en “ochos”) que desencadena la rotación de un sistema de bobina o “torno de viento”. Este libera y recoge cable de la cometa, de forma que pasa aproximadamente el 80 % del tiempo en el ciclo de desenrollado y el 20 % en el de recogida.

Dicha energía mecánica que se convierte en electricidad, luego se almacena en una batería de 400 kWh situada en un contenedor metálico, que puede trasladarse a cualquier lugar. Kitepower Hawk afirma que esa matriz de baterías puede generar hasta 330 kW de pico de potencia y “está diseñada para funcionar durante aproximadamente 10 horas en condiciones operativas típicas”.

Según la firma holandesa, el Hawk llega a generar a generar hasta 40 kW de electricidad en su máxima eficiencia (durante el ciclo de desenrollado), mientras que durante el ciclo en el que la cometa se recoge, consume 10 kW de electricidad. Esto implica que, de media, el sistema produce un equivalente de 30 kW netos de energía cuando está en funcionamiento.

Aunque esto dependerá en gran medida de diferentes factores como la velocidad del viento, las condiciones climáticas, la ubicación geográfica e incluso la orientación o el propio estado de conservación del sistema, no es mal dato. Por ponerlo en perspectiva, según las cifras de Red Eléctrica de España (REE), el consumo medio diario en un hogar español es de 9 kWh.

Concretamente, la firma asegura que la cantidad de viento necesaria para alimentar todo esto en máxima eficiencia es de 10 m/s (aproximadamente a 36 km/h). Dicho esto, cuando el viento sopla a velocidades superiores a 30 mph comienzan a tener un efecto negativo en la eficiencia del sistema, cuyo “punto óptimo es entre 20 y 30 mph”, que sería aproximadamente entre 32,19 km/h y 48,28 km/h.

Se podría decir que sobre el papel este tipo de sistemas de generación de energía aerotransportada (AWES, por sus siglas en inglés) presentan algunas ventajas respecto a las turbinas tradicionales: son más manejables y reciclables, además de mucho menos complejas y, por tanto, más baratas.

Sin embargo por su naturaleza, obviamente tienen menos capacidad y potencia para producir energía. Aunque factores como la velocidad del viento y las condiciones climáticas pueden influir en su rendimiento, sistemas como el de Kitepower tienen una gran ventaja.

Y es que abren la puerta a llevar energía limpia a áreas remotas, así como a entornos donde las complejas turbinas eólicas o la energía solar pueden ser difíciles de implementar o prohibitivas en costes, como a comunidades insulares o áreas y lugares de trabajo remotos, ofreciendo un cambio significativo en la generación de energía.

Fuente: https://www.motorpasion.com/futuro-movimiento/esta-cometa-capaz-generar-suficiente-energia-eolica-dia-como-para-alimentar-a-cuatro-hogares