26 de febrero de 2024

Litio, energía limpia para unos, desastre ambiental para otros.

En conferencia en El Colegio Nacional, la investigadora de la UNAM Jane Arthur señaló que en el mundo todavía no hay un proceso comercial rentable para la extracción del elemento en yacimientos de arcilla, como los que existen en México.

“Debido a que la demanda del litio se está disparando en el mundo, se ha vuelto un mineral estratégico y es un tema de interés político en todo el mundo. Incluso se está viendo la presencia de intereses comerciales en la manipulación de la política de algunos países”, declaró la doctora Jane Arthur, investigadora del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM, la tarde de este lunes durante su conferencia “El litio: de la gran explosión al futuro de la energía limpia”, como primera sesión del ciclo Noticias del Cosmos organizado por El Colegio Nacional y coordinado por los colegiados Susana Lizano y Luis Felipe Rodríguez Jorge.

La también especialista en sostenibilidad y transición energética detalló que el uso del litio para almacenamiento de energía a nivel mundial, es decir, como hidróxido de litio, saltó de ocupar el 27% de los requerimientos industriales en 2011 a nivel mundial al 65 % en 2019.

En las baterías de los automóviles eléctricos típicos actuales, mencionó, hay entre 10 y 20 kilogramos de litio. Esto es 5,000 veces más litio que en un teléfono celular.

Otro sector para el que se ve un crecimiento exponencial hacia la próxima década, detalló, es el almacenamiento estacionario, es decir aquel asociado a la generación de energías renovables intermitentes, como la eólica y la solar.