5 de marzo de 2024

Las energías renovables en España: el camino hacia la sostenibilidad.

Las energías limpias son la solución a la crisis energética que vivimos: más baratas, generan empleo y reducen la dependencia exterior.

Las energías renovables son fundamentales para proteger el entorno y asegurar un mundo próspero para las generaciones futuras. Utilizarlas supone evitar el gasto de materiales finitos y aprovechar los recursos provenientes de fuentes naturales, casi inagotables, ya sea por la gran cantidad de energía que producen o porque se regeneran más rápido de lo que se consumen.

De esta forma, la energía eólica, geotérmica, hidroeléctrica o maremotriz se posicionan como una solución a la crisis energética que vive nuestro planeta. La otra gran ventaja la encontramos en el precio ya que, por lo general, suelen ser más baratas y contribuyen a mejorar la economía, generando tres veces más puestos de trabajo que los combustibles fósiles.

Las energías renovables han experimentando un fuerte crecimiento en los últimos años, gracias a una mayor concienciación social en temas de sostenibilidad y cuidado del medio ambiente. De hecho, el pasado 2022, se destinaron más de 480.000 millones de dólares a este sector. A lo anterior, también hay que añadir una reducción en los costes de producción e implantación de este tipo de tecnologías renovables.

Aunque gran parte de la energía eléctrica mundial sigue procediendo de este tipo de combustibles (el último año, las emisiones de CO2 alcanzaron los 40.000 millones de toneladas métricas), parece que los esfuerzos en innovación y desarrollo tecnológico están dando sus frutos. Para el 2021, ya existían cuatro países que pueden presumir de generar toda su energía a partir de fuentes renovables: Islandia, Uruguay, Costa Rica y Noruega.

Las renovables en España

En este contexto, cabe preguntarse en qué punto se encuentra nuestro país. La ubicación geográfica de España es una de las principales bazas con las que juega. Su situación es privilegiada si se busca lograr un país 100% productor y consumidor de energía renovable. En 2022, las energías renovables representaron un 42,2% de toda la electricidad producida en España, y se espera que en 2023 alcancen el 50% de la generación eléctrica anual.

Desde la Administración se ha fijado el 2030 para lograr que el 74% de su electricidad provenga de fuentes renovables. Una ruta que, de momento, es positiva. De hecho, España ya es líder europeo en energía eólica. Las renovables sumaron el año pasado cerca de 8.900 MW de nueva potencia, una cifra récord que supera al máximo alcanzado en 2019. En total, se conectaron a la red 6.371 MW (1.670 MW eólicos y 4.701 MW fotovoltaicos) más los 2.507 MW en proyectos de autoconsumo.

La energía eólica lidera la clasificación de la potencia instalada superando los 30 GW en la actualidad. Por otro lado, se encuentra la energía solar fotovoltaica, es decir, aquella que utiliza placas solares para almacenar energía proveniente del sol. Este tipo alcanza en nuestro país el 16,6% del total, aunque no se incluye el autoconsumo de particulares en España.

Precisamente este último ha experimentado un crecimiento importante. El bajo coste y la fácil instalación hacen que la energía solar sea rápidamente amortizada en la factura de la luz. Si a esto se suma la gran cantidad de horas de luz diaria lo convierte en una opción perfecta. Por último, la energía hidráulica sería otra de las importantes energías renovables de nuestro país con un 14,74%.

Incentivos para las renovables

Para seguir avanzando en el desarrollo de estas fuentes limpias es necesario que se ofrezcan incentivos y ayudas a particulares y empresas. Entre estas medidas se encuentra el Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica que prevé ahorrar 1.600 millones de euros anuales. Su objetivo es preparar la red de transporte para que sea más efectiva en los próximos años, pasando del 46% actual al 70% en 2026 y así reducir la generación de energía con centrales de gas.

En total, se destinarán 7.000 millones de euros a mejorar 8.000 kilómetros de redes, a construir 2.700 kilómetros de nuevas líneas y 700 de conexiones submarinas y a impulsar las interconexiones eléctricas con Francia, Portugal y Marruecos.

Los incentivos fiscales son otro de los empujes necesarios para conseguir esta transición energética. El Real Decreto-ley 18/2022 del Plan+SE ha introducido cambios que afectan especialmente a las empresas. Estos incentivos van dirigidos a que las empresas adopten soluciones que permitan sustituir el uso de combustibles fósiles por energías renovables y la reducción de la dependencia energética exterior. Esta normativa introduce en el Impuesto de Sociedades la posibilidad de amortizar las inversiones destinadas a la instalación de autoconsumo y que sean destinadas al autoconsumo de energía eléctrica, así como las instalaciones para uso térmico de consumo propio. Al mismo tiempo, las renovables son fuentes de riqueza, ya que evitan transferencias del exterior.

Disponer de buena materia prima permite asentar una base de competitividad para el tejido industrial. Por su propia naturaleza, favorecen una mejor vertebración del territorio y actúa como una locomotora tecnológica en la economía. Todo esto deriva en la creación de empleo, especialmente, en las zonas rurales.

Gesternova

En Gesternova Energía, hace casi dos décadas, anticiparon la importancia de las energías renovables, mucho antes de que se convirtieran en una solución crucial frente a la emergencia climática. Su visión no era meramente empresarial; sino que de verdad existía y existe una convicción firme. Abrazaron una perspectiva renovada de la energía, viéndola como un recurso inagotable en lugar de uno consumible. Como creadores de un modelo de negocio con un impacto significativo, se comprometen a preservar nuestro legado y trabajar para un futuro más alentador. Su esencia se arraiga en lo local, generando toda su energía en España y promoviendo el autoconsumo en áreas rurales.

Como pioneros en la comercialización de energía renovable, comparten conocimientos y experiencias únicas, asesorando a clientes en su transición hacia energías limpias y ofreciendo soluciones concretas para abordar la crisis climática. Un punto importante es que mantienen un diálogo constante con todos los actores del sector, construyendo así alianzas y un ecosistema colaborativo que reimagina el uso de la energía, uniendo a productores, asociación, marcas y usuarios en apoyo de esta visión compartida.

Fuente: https://www.eleconomista.es/branded-content/noticias/12507485/10/23/las-energias-renovables-en-espana-el-camino-hacia-la-sostenibilidad.html