20 de julio de 2024

Acciona Energía confirma que construirá una planta de biomasa en Cáceres.

La división Energía de la compañía española (única de entre las grandes que solo genera electricidad a partir de fuentes de energía renovable) ha confirmado hoy que ha resultado adjudicataria en la tercera subasta para el otorgamiento del régimen económico de energías renovables convocada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, lo que garantiza un precio de venta de la electricidad que la planta produzca durante 20 años.

Acciona Energía construirá una central de biomasa de 49,9 megavatios de potencia en el municipio de Logrosán (Cáceres). La instalación será ubicada a 10 kilómetros del núcleo urbano del municipio y ya cuenta -informa la empresa- con la Declaración de Impacto Ambiental favorable de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Acciona Energía prevé iniciar su construcción en el segundo trimestre de 2023, “con el objetivo de entregar energía en la segunda mitad de 2025”. La compañía que dirige Rafael Mateo estima que la central de Logrosán producirá alrededor de 376 gigavatios hora al año, “lo que permitirá evitar la emisión de más de 165.000 toneladas anuales de CO2 a la atmósfera y equivaldrá al efecto de retirar de la circulación casi 65.000 coches o de plantar 300.000 árboles”.

La empresa describe el proyecto
El proyecto prevé la construcción de una planta de 90.000 metros cuadrados de superficie, con una zona de almacenamiento de 110.000 metros cuadrados. El consumo anual de la planta está estimado en 261.000 toneladas métricas al año de biomasa de origen agrícola y forestal “procedente principalmente del entorno”. Con ello, Acciona asegura dinamizará la economía de región “al fomentar actividades para el aprovechamiento de los residuos agrícolas y forestales, al tiempo que evitará incendios al incentivar la limpieza y desbroce de los montes y la dehesa”.

Rafael Mateo, director ejecutivo de Acciona Energía: “la nueva planta de Logrosán es un exponente de las ventajas de la biomasa, que Extremadura ya ha tenido ocasión de experimentar con la planta de Acciona Energía en Miajadas. Más allá de contribuir a la reducción de emisiones, la biomasa se ha demostrado como la tecnología que más empleo fija en su entorno, reactivando las zonas rurales gracias a los empleos directos, indirectos e inducidos que genera la actividad de recogida y manipulación de los residuos vegetales que utiliza como combustible. El aprovechamiento de matorral y otros residuos agrícolas y forestales es además una fórmula de prevención de los incendios, ya que elimina del campo material altamente combustible que contribuye a la propagación del fuego y lo reconvierte en una materia prima valiosa y que nos ayuda a reducir la dependencia energética”

Acciona Energía ha adelantado ya, además, que el proyecto industrial contará con “planes de acompañamiento para supervisar la preservación y regeneración de la flora y fauna de la zona, así como con programas de acción social para favorecer el desarrollo y empleo local”.

Acciona Energía opera desde 2010 la planta de biomasa de Miajadas, también en Cáceres, con una capacidad de quince megavatios (15 MW). Esta instalación fue la primera en Europa preparada para utilizar dos tipos de materia prima (herbácea y leñosa), lo que permite diversificar el suministro de combustible. Fue desarrollada como proyecto de I+D en colaboración con empresas y centros tecnológicos de España, Finlandia y Dinamarca, con el respaldo del VII Programa Marco de apoyo a la investigación de la Unión Europea.