26 de febrero de 2024

Hidrógeno verde: la energía renovable por la que está apostando Galicia y que en Dinamarca ha fracasado.

En Galicia son varios los proyectos de esta fuente de energía por los que se está apostando dinero.

Galicia ha comenzado desde hace meses una apuesta muy decisiva por el hidrógeno verde, que pretende ser la fuente de energía renovable del futuro. Se trata de una fuente de energía que no genera emisiones de efecto invernadero hacia la atmósfera, lo contrario que las centrales procesadoras. Por esta fuente energética han apostado ya empresas en Galicia como Reganosa, que pretende construir la planta más grande de la comunidad autónoma en As Pontes, o Repsol, que tiene un proyecto en A Coruña para el que se han adjudicado ya 250 millones de ayudas.

También Vila de Cruces tendría su proyecto de energía limpia a través del hidrógeno verde, junto al embalse de Touro, en Ollares. Por otro lado, ha apostado también el Centro de Innovación Norvento Enerxía, en Lugo, según ha hecho público la Xunta de Galicia.

¿QUÉ ES Y POR QUÉ ATRAE TANTO EL HIDRÓGENO VERDE?

El hidrógeno es el elemento químico que más abunda en el planeta, además de ser muy ligero y almacenable. Separando el hidrógeno del resto de elementos que se encuentran presentes junto con él en la naturaleza se puede obtener un combustible limpio. El hidrógeno producido a partir de energías renovables se denomina hidrógeno verde. Este se consigue a través de la electrolisis del agua, conectando el agua a electrodos y separando sus dos átomos, oxígeno e hidrógeno. Juntando de nuevo el hidrógeno y el oxígeno se genera electricidad, generando agua como único residuo.

La principal aplicación del hidrógeno verde es el almacenamiento de energía para así utilizarla en casos de escasez, además del uso de la industria, especialmente aquella que requiere más energía, como la petroquímica o la siderúrgica. También se aplica para la movilidad sostenible, en medios como los barcos mercantes y camiones de gran tonelaje. También se prevé que pueda ser utilizado en medios de transporte público por carretera, en ferrocarriles y en aviones.

Según la empresa Acciona, en 2050 el hidrógeno podría ser la fuente de “la quinta parte de la energía consumida”.

Sin embargo, la implantación de esta energía requiere de grandes inversiones, además de ser todavía una tecnología en desarrollo. Según las cifras de Acciona, se calcula que en los próximos años harían falta a nivel mundial un total de 300.000 en inversiones tan solo para infraestructuras e investigación.

Sin embargo, la promesa de ser una fuente de energía futurista y de una importante previsión de demanda en las próximas décadas han hecho que empresas energéticas comiencen a apostar por este tipo de energías. En Galicia ya son varias las entidades que lo han hecho.

H2POLE

Este pasado verano, la Xunta de Galicia anunciaba que daba licitación a una gran planta de hidrógeno verde en la localidad coruñesa de As Pontes de García Rodríguez, ubicada en los número de Castelo y A Esfaparra. El proyecto recibe el nombre de H2Pole y está impulsado por Reganosa (Naturgy) y EDP Renovables.

Se trata de un proyecto que está previsto que genere 5.000 empleos directos e indirectos, incluyendo los trabajos de construcción y futura gestión de la planta. Esta planta, según informa el Boletín Oficial del Estado, tendría una capacidad de aproximadamente 100 megawatios, produciendo una cantidad de 16.000 toneladas de hidrógeno al año.

Este proyecto ha sido seleccionado coomo Plan de Recuperación de Energías Renovables, Hidrógeno Renovable y Almacenamiento. Esto ha servido para que recibiese una ayuda de un total de 24 millones de euros del Gobierno central. Esto supone algo más de la sexta parte de toda la inversión del proyecto, que ronda los 156 millones.

DINAMARCA OLVIDA EL HIDRÓGENO VERDE

Dinamarca es otro de los países europeos que apostó firmenente por el hidrógeno verde. En 2021 anunciaba la creación de una amplia red de estaciones para coches con energía a partir de esta fuente limpia.

Sin embargo, a pesar de los millones de euros que el país nórdico había destinado a la construcción de estaciones de hidrógeno verde, ha anunciado que las cerrará todas. Alemania también había hecho lo mismo en la Baja Sajonia, la primera región del mundo en operar trenes con hidrógenos, abandonando por completo los planes, alegando “malos resultados”.

Ahora, el país europeo que más dinero había invertido en esta energía ha decidido abandonarla y desmantelar sus instalaciones. “La producción de hidrógeno verde en Dinamarca aún no está lista. Ni la electrólisis, ni los camiones cisterna ni las estaciones han estado tan maduros como se esperaba cuando lanzamos nuestras ambiciones. Esto, unido a la falta de volumen por parte de los fabricantes de vehículos, ha dificultado encontrar un modelo de negocio para la explotación de estaciones de hidrógeno”, ha indicado Jacob Krogsgaard, director general de Everfue, la empresa que había anunciado en el año 2021 una red de 19 estaciones para finales del presente año. Krogsgaard ha admitido que las inversiones han sido un error: “No podemos justificar que se destinemás dinero únicamente a subsidiar el hidrógeno”.

Además de Dinamarca, que ya ha abandonado estas inversiones, el resto de Europa todavía camina hacia el hidrógeno verde. Algunas grandes ciudades como Venecia, en Italia; Colonia, en Alemania, o Barcelona, en España, están actualmente invirtiendo en esta tecnología. En el caso de la ciudad catalana, por ejemplo, Transports Metropolitans de Barcelona anunció la compra de 36 nuevos autobuses propulsados por hidrógeno verde, lo que ha supuesto un gasto de 23.296.400 euros.

Todos estos proyectos, en los que Galicia también está involucrada y en los que la comunidad autónoma está invirtiendo mucho a través de la Xunta y del Gobierno central, podrían terminar, según informan empresas como Endesa, en crear una “burbuja energética”. De hecho, la propia ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, advirtió que algunos de los usos que se le están dando actualmente al hidrógeno verde “son altamente ineficientes”.

Fuente: https://www.galiciapress.es/articulo/economia/2023-09-24/4448838-hidrogeno-verde-energia-renovable-esta-apostando-galicia-dinamarca-fracasado