14 de junio de 2024

Los aerogeneradores están a un paso de otra revolución: producir electricidad incluso cuando no hay viento.

Por eficiente o grande que resulte un turbina eólica hay un hándicap del que difícilmente se podrá librar: en ocasiones el viento no sopla lo suficiente, ni más ni menos. El sector es consciente de ese reto y trabaja desde hace tiempo en fórmulas que permitan almacenar la energía sobrante, como las baterías de hierro-aire, las de arena o termofotovoltaicas, entre un largo etcétera que aspira a prestar servicio también a otras renovables, como la solar. Ahora Optimetron busca ir un paso más allá con turbinas capaces de suministrar energía incluso cuando no hay viento.

¿Cómo? Con una innovación en su diseño.

El dispositivo se llama Zired y su clave está en su sistema de almacenamiento con aire comprimido, lo que le permite conservar energía prescindiendo de las baterías externas. Para lograrlo emplea un compresor especial localizado en la góndola y que se activa con la rotación de las propias aspas del aerogenerador.

Gracias a esa rotación el aire se comprime en un depósito interno, generando lo que la compañía llama “energía potencial”. Cuando resulta necesario, por ejemplo porque las rachas de viento no son lo suficientemente fuertes, el sistema la libera para, con ayuda de un motor y un generador, convertirla en electricidad.

“Zired es un dispositivo de almacenamiento a largo plazo que conserva energía en forma de aire comprimido, un tipo de energía potencial —detallan desde la firma—. El mecanismo extrae energía del viento y acciona de forma puramente mecánica un compresor adjunto que está montado en la parte superior de la góndola”.

Cada uno de los motores y compresores pesa cerca de 100 kg. Entre sus ventajas Optimetron destaca la capacidad para producir electricidad bajo demanda, su bajo coste y que en el diseño utiliza “únicamente materiales respetuosos con el medio ambiente”, entre los que cita expresamente  la cerámica, el acero  o una cantidad de hormigón que, asegura, es muy inferior al de otros aerogeneradores.

Gracias a su energía potencial se alimenta un motor Zired situado en tierra que se encarga de convertir la energía en electricidad mediante un generador comercial.

“Se pueden lograr capacidades de almacenamiento de hasta 2 GWh en términos absolutos y hasta 4 GWh retrospectivamente”, abunda la empresa, que reivindica que aunque la fuente de energía renovable deje de estar disponible, el compresor es capaz de seguir produciendo electricidad durante “días, semanas o meses”, en función tanto de la capacidad de almacenamiento como del consumo diario.

El dispositivo centra el foco en uno de los grandes desafíos de las energías renovables: su intermitencia, lo que hace que ajustar la generación a la demanda suponga un reto y obligue a recurrir a baterías y otras fuentes de respaldo. Con su nuevo desarrollo Zired ha optado por una estrategia algo distinta: una instalación eólica capaz de conservar energía potencial para cuando resulte necesaria.

Fuente: https://www.xataka.com/energia/energia-eolica-viento-esta-cerca-al-estos-aerogeneradores-se-salen-suya