Los pellets: energía limpia y renovable

13_56_original“Los pellets ya se han convertido en elementos básicos del sector energético de Europa y están ganando popularidad en el resto del mundo, en especial los que se utilizan para producir calor a nivel industrial y particular, pues la gente se ha dado cuenta por fin, de la importancia ecológica y económica que implica la sostenibilidad.”

Biomasa: una alternativa limpia

306_FQFL_pelletsasCada vez más, las industrias, complejos de viviendas, casas particulares y edificios de oficinas, especialmente en Europa, consumen pellets de madera para alimentar las calderas con las que logran generar diversos tipos de energía. Millones de hogares de todo el mundo usan actualmente estufas de pellets de madera para la calefacción. Es un material ampliamente disponible y se suministran a grande, mediana y pequeña escala; estos últimos se comercializan por lo general empaquetados. Gran parte de las plantas de carbón de los servicios eléctricos en Europa han comenzado a incorporar pellets de madera en su proceso de producción, debido a los mandatos de los gobiernos y de la UE para regular las emisiones de contaminantes y gases de efecto invernadero. Este uso a largo plazo de las fuentes de combustible no contaminantes para la generación de electricidad, es el futuro de la llamada “energía ecológica”.

La madera más eficiente

15_6_originalLa idea de que la madera es una gran fuente de combustible es muy antigua, pero los fabricantes de pellets están transformando el proceso para que la madera se queme de manera más eficiente y completa, generando una mínima cantidad de cenizas. Estos pellets o biomasa ofrecen una alternativa sustentable y menos contaminante que otras fuentes de combustible. Se queman de manera mas limpia (tomando en cuenta diversas consideraciones de salud y control de la calidad del aire) por lo que son preferibles al carbón para la generación de electricidad y calor. Son producidos bajo estrictas normas (ISO17225-2) sin añadir aditivos y si los componentes de los pellets proceden de los desechos de la industria maderera que usa materiales de bosques gestionados de forma sostenible o de residuos forestales, no generan ningún incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Gran parte de la materia prima que los componen proviene de elementos como el serrín, las virutas y las astillas que quedan después de la manufacturación de la madera; estos se compactan en pequeños gránulos densos, que se queman más eficientemente que otras formas del mismo material. Los pellets se fabrican con un 100% de materiales biológicos, ya que los aglutinantes para lograr una perfecta compactación son la misma savia y humedad de la madera. Las máquinas que los producen suelen hacer el proceso completo: selección, compresión, secado (para que contengan menos del 10% de humedad de la madera natural) y almacenado en silos o en naves y/o empaquetado. Según la cantidad de ceniza que produzcan al quemarse, los pellets se dividen en tres categorías: para la Premium es de menos del 1%, para la Estándar está entre el 1 y el 2% y para la Industrial es mayor del 3%. Estos residuos pueden eliminarse como sólidos inertes, pero hay quienes los usan como abono o para fabricar compost.

Silvicultura sostenible

18_9_originalMientras que cualquier madera podría ser utilizada para fabricar pellets, lo que importa es que sea una fuente de biomasa responsable. Afortunadamente, este tipo de material de madera sostenible es fácil de encontrar en la mayoría de los países. En los bosques, lo hallamos en dos formas principales: residuos de sotobosque y forestales. El sotobosque es una capa de pequeños árboles y plantas que, si se acumulan, pueden resultar contraproducentes durante los incendios forestales, por lo que es necesario mantenerlos bajo un estricto control y realizar podas periódicas. Los residuos forestales son los tocones, ramas superfluas y maderas que no pueden industrializarse. En ambos casos estos elementos resultantes de podas o del control forestal, deben ser retirados, pues de lo contrario podrían ser portadores de alguna enfermedad que contamine a otros árboles. Además, está comprobado que si se deterioran de manera natural producen más metano que si se los incinera en forma de pellets, al tiempo que se aprovecha su poder calórico. Los bosques y montes necesitan que se los libre del sotobosque y de los residuos en general para mantenerlos seguros. Muchos árboles se plantan de manera responsable y sostenible para mantener la eficiencia de los mismos.

17_37_originalLa siembra, la cosecha y la replantación dedicadas a la producción energética son elementos clave de un sistema de energía de biomasa integrada. En resumen, la generación de biomasa es una forma muy eficiente de resolver varios problemas a la vez. Por un lado es útil para la gestión de residuos de las maderas industriales y los desechos forestales, por otro fomenta la reforestación bajo normas estrictas de sostenibilidad y finalmente la producción de pellets que se queman eficiente y limpiamente, puede ser parte de la solución para generar diferentes tipos de energía (eléctrica, térmica, de movimiento, etc.) que constituyan una alternativa real a la que proviene de los combustibles fósiles.

Fuente: http://www.ecoticias.com/energias-renovables/105853/pellets-energia-limpia-renovable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*