¿Es quemar leña el futuro?

Suecia apuesta por la biomasa para ser líder en ‘energía verde’

Vaerta, la central eléctrica más vieja de Estocolmo, en funcionamiento desde 1903, ha generado electricidad históricamente empleando carbón, petróleo, gas natural y hasta llegó a considerar la posibilidad de usar la energía nuclear.

madera-arde

 A día de hoy, esta central, propiedad de la empresa Fortum, está en proceso de eliminación del último horno de carbón para reemplazarlo por el generador combinado de calor y energía más grande del mundo, que para el año que viene quemará sólo astillas de madera y restos de troncos.

“Esto es aumentar la diversificación y el crecimiento de la política energética sueca”, dijo por teléfono Ulf Wikstroem, gerente ambiental de Fortum. “Proyectamos tener la planta entera en funcionamiento con biomasa para 2030 a más tardar”.

El proyecto de Fortum, valorado en 530 millones de dólares, forma parte de la campaña de la región en favor de la energía verde. La biomasa, que puede incluir desde desechos y residuos de madera hasta restos de comida y excrementos de animales, se presenta como una opción para reemplazar a los combustibles fósiles a medio plazo, según Markedskraft, asesoría en materia de energía en Arendal, Noruega.

La danesa Dong Energy pasará la mitad de sus generadores de carbón a biomasa para el año 2020. La sueca Vattenfall también está incrementando el uso de biomasa, limitando a la vez la producción de energía mediante los combustibles fósiles, que son las principales fuentes de las emisiones globales de dióxido de carbono.

Pese a no ser la forma más limpia de energía, quemar leña tiene un escaso impacto sobre el medio ambiente, ya que durante su vida, los árboles consumen más dióxido de carbono del que luego emiten como combustible. Y desde luego es menos nocivo que por ejemplo el petróleo y el carbón, este último muy utilizado por las economías emergentes y menos desarrolladas.

Campaña global

El objetivo marcado por la UE es que un 20% de la energía usada en 2020 sea renovable, algo que en Suecia ya han logrado sobradamente, ya que suposo el 49% en 2012. En los EEUU, el presidente Barack Obama ordenó al gobierno federal obtener 10% de su energía de fuentes renovables este año. China, el mayor consumidor de energía del mundo ( y de carbón), proyecta generar 15% de sus necesidades de fuentes no fósiles para 2020.

En Suecia, las plantas que usan biomasa para generar electricidad crecieron un 26% desde 2009 hasta 2012, otro buen ejemplo del interés de los suecos por producir energía de la forma más limpia posible.

Fuente:http://www.eleconomista.es/materias-primas/noticias/6461679/02/15/Asi-es-la-transformacion-energetica-de-Suecia-para-ser-lideres-en-energia-verde.html#.Kku8OUfejiiqrbq

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*